Ciudadanos como protagonistas.
Kelli Torres Joli

Es ciudadano aquel que en una comunidad política ve protegidos sus derechos civiles (libertades civiles) derechos políticos (participación política) y derechos sociales (trabajo, educación, salud y calidad de vida), la protección de los derechos civiles, políticos y sociales es un requisito indispensable para tratar como ciudadanos a los miembros de una comunidad política. Las desigualdades que genera el mercado tienen que ser corregidas para que se produzca la igualdad exigida por el ideal democrático.
Por eso mismo, es importante que la misma sociedad civil cree una responsabilidad en materia de garantizar y proteger todos sus derechos, como protagonista en la construcción de una sociedad de justicia, ya que es a través de su participación activa que se va a conocer en realidad cuales son las necesidades sentidas de las poblaciones.
Ciertamente son pocos los gobernantes que se interesan por el bienestar de la comunidad, por eso se puede hablar del poco compromiso y sentido de pertenencia que tienen estos señores por su estado, y mas aún, van en busca de un enriquecimiento personal dejando de lado lo que es realmente importante: Las necesidades de los ciudadanos.
Urge pues, pasar el estado de masa al estado del pueblo, pero para eso hace falta encarnar vitalmente esa moral por las que las personas nos empeñamos en serio en crear juntos un mundo mas humano, para lo cual no bastará en absoluto un individualismo tolerante, sino que hará falta mucho mas, lo primero tomar clara conciencia de que somos nosotros los protagonistas de nuestra vida, para elegir el desarrollo de un pueblo y no un bienestar individual.
No son los políticos, sacerdotes, docentes, entre otros, los responsables de crear un estado de igualdad y equidad social, los protagonistas somos todos, pues a su vez estamos inmersos en la construcción de una humanidad solidaria, que genere un mejoramiento de las condiciones materiales y espirituales de la vida humana.
Teniendo en cuenta que son muchas las necesidades del ser humano, pero muy pocos los comprometidos a mejorarlas, a pesar de estar en una nación que promulga la participación, la equidad e igualdad social. De igual forma es preocupante la exclusión y desigualdad que se vive en nuestros alrededores. Esto puede verse reflejado en el diario vivir, debido a que los problemas sociales han generado que el ser humano se sienta triste, desmotivado, con baja autoestima, rechazados, permitiendo que la pobreza, la miseria, la carencia de las necesidades básicas en los ciudadanos se vean manifestados en nuestra realidad social.
Por otra parte, si los derechos surgieron como medio de protección de las personas frente al poder del estado, por qué razón muchos de esos derechos no se respetan, y más aún se ven amenazados a la hora de que las persona no se les provea económica y espiritualmente los recursos necesarios para poder sobrevivir y mejorar sus condiciones de vida.
 Para ser concretos, es muy importante el apoyo del estado, pero no podemos dejar de lado que también es necesario que se creen planes, programas y proyectos cuyo objetivo sea educar, capacitar a las comunidades para que ellos mismos reconozcan cuáles son sus fortalezas y habilidades, y a partir de eso crear conciencia de que no sólo está en manos del estado la satisfacción de sus necesidades básicas, también es importante que las personas aporten a través de su trabajo un futuro prospero, que les provea los elementos necesarios para su bienestar personal y social.
Por consiguiente, hoy día debemos ser emprendedores, a través de la autogestión de empresa para que de esa forma generemos autoempleo y empleo para todos, y de esa forma crear cultura empresarial debido que a mayor crecimiento de la economía más posibilidad de tener capacidad para la satisfacción de las necesidades para mejorar la calidad de vida, y si a esto se le suma compromiso y responsabilidad social de seguro que se va alcanzar un bienestar y desarrollo social.
Es importante crear conciencia de que el asistencialismo no es la única forma de ayudar a los más necesitados, a mi mente viene una frase que cabe resaltar: “A las personas no hay que darles el pescado sino enseñarles a pescar”, es fundamental que los ciudadanos se concienticen, que a través de sus pensamientos, ideas y opiniones pueden contribuir a la construcción de una sociedad justa, de ciudadanos autónomos e integrados a las expectativas y exigencias de la vida moderna.
La nueva constitución política de Colombia en sus 380 artículos promulga un claro reconocimiento de los derechos humanos, la soberanía del pueblo, los derechos civiles y las libertades individuales, el derecho a la igualdad y autonomía local. Si bien es cierto el gran compromiso que ha adquirido el gobierno por los ciudadanos hasta tal punto de ser este el eje central de la sociedad, pero en contraposición a esto porque razón la tasa de pobreza, desplazamiento y otros problemas sociales aumentan cada día más ¿será que todo lo que se promete en la constitución no pasa de ser meramente promesas, escritas en un papel o tal vez palabras que se las lleva el viento?
Sin embargo, el mismo hombre se ha interesado por ser un líder de sus propias decisiones, y por ocupar un lugar importante en los procesos de desarrollo del país, con miras a la construcción de una sociedad democrática y participativa, que le permita la apertura a un bienestar para todos sus semejantes, basados en la cimentación de nuevas oportunidades, donde se sientan inmiscuidos dentro del contexto en que se encuentren, y a partir de esto se les ha permitido la vinculación en los procesos de progreso y desarrollo que se den en su comunidad. En la medida en que a las personas se les facilite bases firmes de conocimientos, valores y cultura, este va a tener un mejor desarrollo a nivel personal, familiar y social.
La construcción de una convivencia pacífica debería ser el reto que como ciudadanos debemos trazarnos para forjar nuevos horizontes y valores con las generaciones de hoy y del mañana, donde el amor, el dialogo, la participación, la convivencia de los derechos humanos y el respeto a la diferencia sean expresiones permanentes en la vida familiar y comunitaria.
Haciendo un paralelo entre lo que plantea el texto, la ciudadanía y los derechos sociales y la situación actual del municipio en el cual vivo: El Carmen de Bolívar, cabe destacar que los gobernantes de esta municipalidad muy pocas   veces se han comprometido realmente con el bienestar y desarrollo tanto de los habitantes como de la comunidad en general, en este lugar se podría decir que siempre el interés particular ha primado por encima del interés general. Es preocupante el desinterés y poco sentido de pertenencia que tienen este tipo de personas por su localidad, tanto que desde hace 12 años en El Carmen de Bolívar no hay agua y esto porque el dinero que mandaban del gobierno central siempre se desviaba, y aun no se sabe que paso con todos eso recursos económicos que destinaron para el alcantarillado.
Otra situación que cabe resaltar, es que los habitantes de este municipio por razón de pobreza que va de la mano con la insatisfacción de las necesidades básicas, muchas veces se dejan comprar su conciencia, es decir su voto por muchas promesas que a la larga nunca se ven plasmados en la realidad y por unos cuantos pesos que le den. Aquí se ve plasmado la vulneración de los derechos sociales de los pobladores de este municipio, que en gran parte son los directamente responsables del poco desarrollo social que se vive en El Carmen de Bolívar.
A raíz de esto es necesario educar, capacitar, fomentar en el municipio espacios de participación donde ellos también se sientan inmiscuidos en todos los planes, programas y proyectos que sean para el bienestar de la comunidad, y de esa forma tomar conciencia de que un pueblo unido jamás será vencido.
Entonces promover la equidad social y el desarrollo humano serán los retos que como trabajadora social tendré que emprender. En el orden en que se eduque, capacite y se le faciliten al ser humano bases fuertes en conocimientos, se les permita descubrir habilidades y capacidades que tenían escondidas, se les va a proporcionar una visión más positiva de su vida personal, familiar y social. A través de esos conocimientos ellos van a ser auto gestionadores de su propio desarrollo, creando planes, programas y proyectos que vallan en pro de su bienestar, apuntando a una mejor calidad de vida, permitiéndoles hacer respetar sus derechos. A través de esta situación es que aprenderemos a convivir, construir y contribuir a un mundo de oportunidades para todos. Esto implica una sociedad en donde cada uno es responsable por la calidad de vida del otro, aun cuando ese otro es muy diferente a nosotros.
*Trabajadora social.